Sudor excesivo en manos, pies, axilas, etc. (hiperhidrosis)

Sudoración excesiva. HiperhidrosisEl sudor excesivo se produce debido a una alteración en el sistema nervioso simpático (parte del sistema nervioso autónomo), el cual origina que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

La mayoría de las personas que padecen esta afección ven afectada su calidad de vida debido a la excesiva transpiración la cual sucede independientemente del clima o, del aparente estado emocional de la persona, y la cual puede provoca una serie de consecuencias no agradables, como el mal olor corporal, la irritación de la piel, etc.

¿Qué es el sudor? ¿Cuáles son sus funciones?

El sudor es una secreción glandular acuosa, una concentración de agua, sales, urea y aminoácidos. El sudor se produce a lo largo de toda la piel, pero donde existen concentraciones de glándulas sudoríparas como en el rostro, axilas palmas de las manos y plantas de los pies, etc., se manifiesta y acumula con mayor abundancia.

EL sudor tiene funciones excretoras, es un filtrado de la sangre que permite, así como lo hace la orina, el desecho de impurezas en la sangre, como alcohol o componentes del tabaco, los cuales le pueden conferir el olor al sudor.

Pero además, el sudor tiene funciones reguladoras de la temperatura en el cuerpo, por lo que cuando este genera mucho calor, sudamos para refrescarlo y bajar así la temperatura. El sudor también tiene una función protectora, la cual forma, junto con el sebo de la piel, el nivel de ph que esta tiene (ph 5.5 en pieles normales), la cual impide la proliferación de organismos en la piel.

Las personas sudan cuando:

– Hacen actividad física.

– Están bajo estrés o angustia.

– En momentos de nerviosismo excesivo.

– Por enfermedades.

– En situaciones de miedo y temor.

– Tienen sobrepeso.

El sudor es una función normal y espontánea del cuerpo. Sin embargo, cuando es excesivo, es cuando afecta la vida de las personas.

¿Por qué sucede el sudor excesivo?

– Herencia: se dice que es una enfermedad hereditaria debido a que la presentan aquellas personas que en su tronco familiar la han padecido alguna vez.

– Sistema nervioso: se cree que se produce por un sobreestímulo del sistema simpático, paralelo a la columna vertebral dentro del tórax, independiente de la temperatura ambiental.

– Factor emocional: así como el rubor excesivo, el sudor excesivo puede deberse a ciertos factores emocionales de los cuales no se es consciente. La ansiedad prolongada, por ejemplo, o el nerviosismo muy controlado, pudiese provocar un exceso de sudor, asi como la falta de seguridad o autoestima.

Síntomas:

– Sudoración palmar y plantar excesiva

– Sudoración axilar

– Sudoración facial el cual se asocia con el rubor facial, el cual se manifiesta por el enrojecimiento del rostro.

– En su manifestación acentuada o severa, puede dar lugar a hongos, descamación de la piel, mal olor corporal, irritación de la piel, pigmentación anormal en la piel.

Hay dos tipos de hiperhidrosis: la primaria y la secundaria

- Hiperhidrosis primaria puede iniciarse en cualquier momento de la vida y su trasfondo es puramente la sudoración, a diferencia de la segunda.

– Hiperhidrosis secundaria: puede deberse a trastornos de la glándula tiroidea o pituitaria, infecciones, diabetes mellitus, tumores, menopausia o ciertos fármacos.

Tratamientos no convenientes ni recomendados:

Antitranspirantes: para esta afección suelen usarse antitranspirantes con mayor concentración de cloruro de aluminio. Esto puede resultar hasta cierto punto efectivo y sólo en casos de hiperhidrosis axilar o en algunos casos de hiperhidrosis palmar y plantar. Sin embargo, el uso de estos antitranspirantes puede provocar severas irritaciones en la piel, además de que se corre el riesgo de padecer cáncer debido a que las glándulas sudoríparas quedan prácticamente bloqueadas.

Operación: esta es otra opción que consiste en meter aire a los pulmones para que se levanten y se despeguen de los ganglios nerviosos T responsables de la sudoración excesiva de la cara, manos y/o axilas. Sin embargo, esta operación puede degenerar en complicaciones posteriores en las cuales se encuentran una sudoración compensatoria en la espalda, estómago o piernas (detrás de las rodillas o entre los muslos).  La sudoración compensatoria puede llegar a ser muy severa.

Medicamentos: en realidad, los medicamentos o soluciones médicas que suelen enfocarse en controlar el problema y no solucionarlo, suelen, a la larga, tener complicaciones mayores como en el caso de la toma de medicamentos orales que de alguna forma parece que ayudan a combatir la afección, pero por otro lado solo descompensan al cuerpo provocando severas contraindicaciones como sequedad de boca y ojos, nauseas, arritmias cardiacas y dolor de cabeza. La mayoría de los medicamentos no curan, solo tratan de evitar los síntomas y provocan que el cuerpo se vuelva perezoso a curarse el mismo, el sistema de defensas se volverá débil ya que el medicamento le hará el trabajo que el tiene que hacer. Con el tiempo, el cuerpo necesitara y pedirá más medicina, por lo que se hará más dependiente a medicaciones.

Además, las operaciones, medicamentos y demás, provocan severos efectos secundarios que pueden ser incluso mortales, ya que cortar al cuerpo sólo lo desequilibra, hace que el corazón s descompense y genera una serie de trastornos que son irreversibles.

Lo mejor es enfocarse en curar el problema, ser pacientes y ayudar al cuerpo a recobrar su equilibrio y armonía de la forma más natural posible.
Tratamientos naturales:

El cuerpo está diseñado para curarse y autorepararse por si solo, cortarlo, medicarlo y taparlo para que no “hable”, no soluciona nada, tan sólo agrava el problema, hacerlo es tratar al cuerpo como un costal de células que no tienen ninguna inteligencia ni consciencia.

Lo mejor para solucionar este problema de forma natural es, como se menciona arriba, tener mucha paciencia y amor y respeto por el cuerpo. Toda afección puede ser curada si se le dan los elementos necesarios para que el cuerpo retome su equilibrio y salud.

Dieta adecuada: un desequilibro en las glándulas sudoríparas tiene que ser tratado desde la alimentación. Se deben evitar todos los irritantes y estimulantes de la dieta como el azúcar blanca y todos sus derivados, así como el café, alcohol, vinagres, mostazas, chocolates, sodas, etc.

Es necesario nutrir de forma apropiada el sistema nervioso, por lo que hay que incrementar la toma de vegetales frescos ya sea en jugos o ensaladas, beber al menso un litro de jugo de vegetales al día o comer una buena ensalada fresca. Además, hay que incluir alga espirulina, levadura de cerveza, aceites vegetales, pescados, semillas y nueces.

Una persona con sobrepeso e hiperhidrosis necesariamente tendrá que someterse a una dieta depurativa, eliminar, además, lácteos y derivados, pastas, harinas refinadas, productos chatarra, embutidos, carnes rojas y fritos de su dieta por un tiempo.

Factor emocional

Aunque se dice que la sudoración excesiva es independiente del estado emocional de la persona, porque muchas veces sucede aun cuando la persona parece reposada y relajada,  una persona que sufre de sudoración excesiva pudiese estar bajo situaciones de estrés o de ansiedad, temor o miedo constantes. Muchas veces no es tan evidente esto, y aunque una persona parezca tranquila, quizá algo dentro de ella no lo esté el todo.

Se debe trabajar con el factor autoestima y seguridad personal, los cuales pueden ser las causas emocionales que estén provocando dicha afección. No querer que se note “el defecto” o querer siempre agradar a los demás, o querer ser o parecer perfectos, pueden ser algunas de las raíces profundas que propicien este problema.

Las terapias de relajación son muy eficaces para tratar esta afección, así como la práctica de yoga, taichí, etc. La hipnosis profesional puede ayudar a encontrar al paciente aquello que le provoca angustia o temor.

Las lecturas enfocadas en el crecimiento personal también son muy eficaces. El libro Tu puedes sanar tu vida, de Louise L. Hay, es uno de las lecturas básicas para emprender un camino de verdadera curación.

No hay que perder de vista que cualquier afección es un momento en el que el cuerpo nos invita a conocernos mejor y a extender nuestra consciencia.

Y mientras ayudas al cuerpo a autocurarse, aquí te damos un remedio muy eficaz para ayudar a evitar el mal olor corporal y prevenir el exceso de sudoración de forma natural.

Tratamiento con hierbas para ayudar a tratar sudoración excesiva:

El cocimiento de la corteza combate el sudor de las manos y los pies:

Necesitas:

  • Corteza de 4 naranjas frescas y 3 limones
  • 1 litro de agua pura

Hervir las cortezas troceadas por 10 minutos, en 2 litros de agua y cuando haya bajado a una temperatura de 45°C, lavarse las manos y los pies con esta agua a la hora de acostarse o levantarse por la mañana.

El aloe, además, sirve para prevenir la irritación cutánea. Aplica crema de aloe en las zonas que tengas muy húmedas.

Si deseas más remedios naturales contra la sudoración, consulta este enlace:

Tags:, , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 2,67 out of 5)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *