Mareos, fatiga y/o debilidad sin causa aparente

Mareos, fatiga y/o debilidad sin causa aparente

Muchas personas sufren de mareos ocasionales o frecuentes acompañados algunas veces de otros síntomas como cansancio, dolor de cabeza, vértigo, nauseas, etc. Muchas veces, sobre todo cuando estos mareos son frecuentes, se intenta encontrar la causa que los provoca y, sin embargo, muchas veces la causa no aparece.

Sin embargo, un mareo no es una enfermedad, es un síntoma que se esta provocando por alguna cuestión interna y que sin duda debe tener una casa.

Las causas probables de los mareos son:

Mala circulación debido a la poca elasticidad de los vasos sanguíneos,  la cual no permite que el cuerpo se esté oxigenando bien y recibiendo lo necesario. Los problemas cardíacos o circulatorios pueden ocasionar mareos y cansancio. La alteración momentánea de la circulación sanguínea provoca una caída de la tensión arterial y, por ende, la sensación de mareo.

Mala nutrición, anemia, etc. Esto causa mucho cansancio, depresión y mareo.

• Insolación o falta de aire, deshidratación, ambiente muy caluroso, etc.

• Mala digestión o alergias. La ansiedad o estrés puede provocar exceso de bilis y esta, a su vez, puede provocar mareos y nauseas.

• Hipoglucemia: los bajos niveles de azúcar en la sangre propician mareos y cansancio.

• Problemas del oído: el cual se encarga de controlar el equilibrio del cuerpo. Las infecciones o problemas de oído son una posible causa de los mareos. El vértigo es otro síntoma que se genera debido a las diversas alteraciones del oído interno (vestíbulo) el cual controla el equilibrio. En las personas de la tercera edad, se puede deber al envejecimiento del aparato vestibular. Los vértigos vestibulares centrales, que son poco comunes, pueden originarse en afecciones más severas como las vasculares cerebrales, en una insuficiencia vertebro-basilar (por aterosclerosis) y más infrecuentemente en tumores o en diversos traumatismos cerebrales.

• Excesivo estrés o sensación de que “se esta perdiendo el control” o que algo no se puede controlar.

• Problemas de vista (aunque aquí por lo general solo se tiene el mareo y no el cansancio)

Remedios naturales para mareos y fatiga:

En caso de infecciones del oído o mala circulación, se recomienda tomar ajo en ayunas o en la noche, un diente crudo con un vaso de agua tibia. El ajo es el mejor antibiótico natural, así como el limón y la naranja. Se debe, además, procurar hacer ejercicio para fomentar la buena irrigación de nutrientes y oxigeno.

• En todos los casos se deben evitar excesos alimentarios e irritantes, como el azúcar blanca, el alcohol, el tabaco, etc.

• Evitar el estés, confiar más en los demás y en el transcurso de la buena resolución de las cosas. Para esto, puede asistirse a una clase de Yoga o Tai-chi las cuales ayudaran a que se liberen emociones contenidas y a darles un buen flujo creativo.

• En el caso de la anemia, se recomienda acentuar en la dieta productos como jugos de vegetales frescos, y alimentos ricos en hierro y minerales como el arroz integral, las leches vegetales, las oleaginosas, los pescados, etc. Se debe beber suficiente agua, dos litros al día, y evitar todo alimento chatarra, frito, embutido o refinado (panadería, sodas, etc.), los cuales solo desmineralizan el cuerpo.

En caso de insolación o deshidratación, hay que emplear suero y retirar a la persona del ambiente caluroso o del rayo solar directo.

• Cuando el motivo es psicológico y los mareos son recurrentes y se acompañan con cansancio, es recomendable una terapia bioenergética, pues la persona podría estarse guardando emociones fuertes como miedo, tensión, etc., el excesivo control emocional podría provocar mareos y cansancio, incluso depresión, por lo que es necesaria su liberación.

Psicología del mareo

El mareo puede deberse a meras causas psicológicas o emocionales, como sentirse atrapado, encarcelado en una situación, etc. El mareo producido por el mar o el movimiento del carro, avión, etc., se asocia con posibles temores a la muerte o a que no se confía y no se permite que algo “externo” controle nuestro movimiento.

Aprender a confiar y dejarse llevar es una forma de ayudar a desvanecer estos tipos de mareo. En los niños puede emplearse también este razonamiento, los niños que suelen marearse con frecuencia podrían no gustar de la forma en que están siendo conducidos o llevados, y se sienten atrapados en situaciones emocionales que no saben expresar o conciliar.

Tags:, , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 3,67 out of 5)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *