La importancia de la vitamina K en la dieta

Vitamina K en la dietaSe le conoce también como vitamina de la coagulación, de dónde precisamente proviene su nombre, “K”. Esta vitamina tiene sus raíces en la palabra danesa Koagulation (coagulación), y pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles. Fue descubierta en Dinamarca, en el año 1929, por un científico llamado Henrik Dam, quien obtuvo el premio Nobel junto al norteamericano Edward Doisy por sus trabajos acerca de esta interesante vitamina.

Esta vitamina tiene diversas funciones en el organismo:

• ANTIHEMORRAGICA: una de sus principales funciones es que es una vitamina antihemorrágica, ya que interviene en diversas funciones que participan en la coagulación sanguínea. Como se ve en el párrafo de arriba, de ahí deriva su nombre. Una de sus principales funciones la ejerce en el hígado donde se llena a cabo la síntesis de algunos factores que forman parte de la llamada “cascada de la coagulación”, lo cual se refiere a una serie de reacciones y procesos cuyo fin es detener la hemorragia de los vasos sanguíneos dañados a través de la formación de un coagulo.

• HUESOS: la vitamina K también participa en el metabolismo óseo, ya que una proteína ósea, llamada osteocalcina requiere de la vitamina K para su maduración. La vitamina K promueve y ayuda a la formación ósea en nuestro organismo. Algunos estudios sugieren (aunque aun no confirman) que esta vitamina podría ayudar a aumentar la densidad ósea, lo cual evitaría fracturas o debilidad en el sistema óseo, sobre todo en personas con osteoporosis.

Alimentos que contienen vitamina K

Esta vitamina se puede obtener de dos formas: una (llamada vitamina K1, llamada también filoquinona) se encuentra en:

• Vegetales de hoja verde oscura (alfalfa, perejil, cilantro, espinaca, etc.).
• Hígado de cerdo.
• Aceites vegetales (girasol, soja, sésamo, etc.).
• Jitomates (tomates rojos)
• Cereales integrales (avena, trigo, cebada, centeno, etc.)

La vitamina k2 (también llamada menaquinona) se produce por las bacterias intestinales.  La vitamina K3 ( llamada también menadiona) es una variante sintética de las anteriores, pero que duplica el poder de las anteriores. Esta, se suministra a personas que no metabolizan adecuadamente la vitamina K de procedencia natural.

Aporte de vitamina K en algunos alimentos:

• Aceite de soja 193
• Aceite de canola 127
• Aceite de semillas de algodón 60
• Aceite de oliva prensado en frio 55
• Alfalfa 390
• Espárragos 122
• Col verde o rizado 440
• Espinaca 380
• Brócoli 180
• Repollito de brusellas 177
• Lechuga 35
• Judías verdes 33
• Atún en aceite 24

La deficiencia de Vitamina K provoca:

• Cuando la vitamina K disminuye, se reducen las sustancias coagulantes del cuerpo y, por lo tantos de corre el riesgo de una hemorragia, o los tiempos de coagulación son prolongados.
• Se puede detectar su deficiencia cuando hay hemorragias constantes.

Síntomas de deficiencia de Vitamina K:

• Moretones que aparecen a menudo por leves golpes
• Sangrado de nariz frecuente o por sonarse
• Sangrado en encías
• Sangrado en la orina
• Sangrado en las heces
• Menstruación abundante
• Alteraciones en la absorción de grasas debido a obstrucción biliar.
• Pancreatitis crónica.
• Enfermedades hepáticas.
• Colitis ulcerosa
• Fibrosis quística.
• Síndrome de intestino corto
• Mala absorción intestinal, enfermedad celíaca.
Personas propensas a tener deficiencias de vitamina K:
• Personas celiacas (intolerante sal gluten de determinados cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno).
• Aquellas personas que toman ciertos medicamentos como antibióticos, anticoagulantes, anticonvulsivos, aspirina.

Dosis recomendada:

Su deficiencia es rara puesto que hay muchos alimentos que se incluyen en la dieta común diaria que contienen esta vitamina. Además, el hígado reserva esta vitamina para que no exista deficiencia.

El licuado que a continuación se menciona esta especialmente indicado para personas que tienen deficiencias de coagulación en la sangre, es rico en vitamina K y otros minerales escneciales para nutrir la sangre. 

Ingredientes:

  • Una taza de germinado de alfalfa
  • Una cucharada de avena (omite si eres celiaco. Sssutituye por sésamo)
  • Una cucharada de melaza o miel de abeja
  • Un pedacito de remolacha
  • Un vaso y medio de jugo recién exprimido de zanahoria

Procedimiento:

1. Licua todos los ingredientes y bebe sin colar, a sorbos pequeños, mastica de ser necesario. Este jugo debes beberlo por las tardes, no le agregues azúcar blanca ni limón, ni fruta. Este jugo va bien si lo combinas a la hora de la comida.

Un hábito muy sano es incluir en tus comidas alguna ensalada fresca diaria donde incluyas los vegetales antes recomendados, aderezados con aceites vegetales.

Tags:, , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *