Consejos efectivos para menguar y erradicar el dolor lumbar

Dolor de lumbares

La zona lumbar se localiza en la base de la columna vertebral, a la altura del coxis, comprendiendo aproximadamente del área de la cintura hasta los glúteos. Muchas personas suelen padecer de dolores lumbares entre la pubertad y los cincuenta años. La mayoría de las ocasiones el dolor lumbar no requiere tratamiento médico y desaparece sólo, aunque en otras ocasiones el dolor no solo persiste, sino que se agudiza.

Para hacer un diagnóstico claro de si el dolor requiere de ciertos tratamientos, hay que preguntarse dónde exactamente duele y  cuándo duele. Los dolores por lo general derivan de lesiones traumáticas, inflamatorias, degenerativas, etc. Que se originan en los tejidos blandos que rodean la columna como los tendones, ligamentos, músculos, o algunos cambios patológicos que se originan en el disco intervertebral.

Causas del dolor lumbar:

• Vida sedentaria.

• Mala postura al trabajar o caminar.

• Sentarse incorrectamente.

• Debilitamiento muscular.

• Realizar incorrectamente ciertos ejercicios como las abdominales.

• Ligamentos y tendones acortados por retracciones crónicas.

• Sobrecarga mecánica.

• Inflamación de las articulaciones (artrosis generada por esfuerzos inadecuados y desacostumbrados)

• Trabajos realizados en una misma postura, usualmente sedentaria con la columna encorvada.

• Estrés, ansiedad y miedo, que ocasionan severa tensión muscular.

• Cambios hormonales.

• Desgarros musculares que aparecen ante un movimiento violento como alzar un objeto pesado del piso, o alzarlo más arriba de la cabeza. En este tipo de desgarros el dolor aparece súbitamente.

• Sobrepeso.

• Modificaciones de las curvas normales de la columna, el cual provoca un dolor lumbar incluso cuando se esta en reposo.
Realmente el hueso como tal no origina dolor, sólo que este se encuentre débil o enfermo. En la osteoporosis, por ejemplo, se piensa que mientras que no haya microfractura o deformación vertebral, no hay dolor.

DOLOR INTERMITENTE

Cuando hay un dolor temporal y agudo, que aparece y desaparece, lo más probable es que exista una alteración brusca de las estructuras vertebrales con sus consecuencias inmediatas de edema, liberación de histamina y bradiquinina (sustancias alógenas) y espasmo muscular reflejo.

DOLOR CRÓNICO

El dolor crónico es más complejo pues en este intervienen tanto causas somáticas como  psíquicas las cuales en conjunto son las que mantienen el dolor. Una de las principales causas es la tensión emocional aunada a los traumatismos físicos, infecciones, etc. La tensión muscular provocada por estados emocionales de resistencia, control y tensión provoca tensión muscular y dolor, el cual desencadena isquemia, inflamación o edema. La inflamación, por ejemplo, provoca la falta de movilidad articular, lo cual a su vez provoca la incapacidad funcional, lo cual desencadena un circulo vicioso donde uno y otro factor afectan y aumentan los síntomas.

DOLOR LUMBAR INTENSO

Es un dolor precipitado y agudo como efecto de un esfuerzo ya sea leve, moderado o brusco, como tos o estornudos. El dolor puede ser tan intenso que la persona puede quedarse engarrotada, en una posición de semiflexión. Este tipo de dolor va menguando con el reposo.
Para darle remedio y solución a tu dolor, te recomendamos practiques los siguientes tips:

¿Cómo remediar el dolor lumbar?

• Descansa moderadamente: si te duele la zona lumbar, no abuses en el descanso. Al principio esta bien, pero debes de fomentar la circulación y la fuerza muscular, por lo que debes aunque sea caminar despacio durante media hora cada dos o tres horas.

Libera el estrés: Quitar o aprender a manejar responsabilidades importantes que causan ansiedad, tensión o presión. El estrés es una de las causas principales de que los nervios alrededor de tu columna se pellizquen y los músculos alrededor se engarroten. Lo mejor para esto es un buen masaje o practicar ejercicio adecuado. El masaje recomendado puede ser el sueco o el bioenergético.

• ¡Haz ejercicio!: es necesario que evites el sedentarismo y que dediques cada día al menos 15 minutos de ejercicios de estiramientos como el yoga, y que de vez en cuando hagas alguna rutina ligera de pesas para fortalecer tus músculos. Si es la primera vez que vas a hacer ejercicio o pesas, recuerda empezar poco a poco, pues si haces esfuerzos poco propios o abusas del ejercicio, puedes sin duda lastimar más la zona lumbar de tu columna. Lo mejor será que te asesores con un profesional o que en casa empieces rutinas de estiramiento muy sencillas, puedes comprar un libro de yoga y empezar poco a poco. Una forma de empezar será caminando o trotando suavemente cargando algún peso ligero en tus manos. Es necesario que realices ejercicios aeróbicos para estimular la circulación y el fortalecimiento de todos tus músculos. Caminar o trotar en arena, así como los ejercicios de agua, son inmejorables para reducir la tensión lumbar.

• ¡Corrige tu postura!: la mala postura provoca también la falta de circulación tanto de energía como sanguínea. El habito de andar encorvado solo hace que tu zona lumbar cargue más peso del que debería y que este en una postura forzada, la cual a la larga agotara tu músculo y tendones y se debilitara. Revisa cada que puedas tu postura y ponte derecho, con el vientre recogido y la pelvis alineada con la espalda. Los hombros deben de ir hacia atrás pero no de forma exagerada, relaja los brazos, que caigan naturalmente pero con la espalda erecta.

• Alternativas naturales: la hidroterapia o el masaje y el sauna son estupendas formas de ayudar a relajar el cuerpo, y las cuales son de gran ayuda para personas que no puede realizar ejercicio físico.

Calzado: los zapatos de tacones o un mal calzado pueden causar mucha tensión en la columna, debido a que este tipo de zapatos no absorben el impacto de tu pisada. Te recomendamos cambies tu calzado por alguno que absorba el impacto.

• Dieta: trata de comer jugos de vegetales frescos, así como almendras, brécol, y cereales integrales que sean ricos en nutrientes.

Causas emocionales:

Una de las causas emocionales del dolor lumbar se origina en una sensación de falta de apoyo, ya sea económico, familiar, espiritual, etc. Una de las funciones de la columna vertebral es mantener el cuerpo erguido y sirve de soporte principal y básico a todo el organismo, de ahí su relación con la causa emocional. Sentir que nos falta el apoyo elemental de algo puede causar mucho estrés y ansiedad, energía que se acumula en esta zona y provoca todas las consecuencias antes descritas.

Tags:, , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4,38 out of 5)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *